Octubre 2017 #45
Tendencias

La renovación de Bilbao

Bilbao_5

La transformación de Bilbao en los últimos treinta años es un ejemplo de reconversión urbanística de éxito. La capital de la provincia de Vizcaya ha pasado de ser una ciudad gris, en declive industrial, a una ciudad moderna, sostenible y adaptada a los nuevos tiempos.

Bilbao, en euskera Bilbo, es una ciudad situada en el norte de España. Según datos del ayuntamiento, en la ciudad habitan 346.278 personas y en el área metropolitana, más de 900.000. Su paisaje, configurado principalmente por la ría de Bilbao donde desembocan los ríos Nervión e Ibaizábal, también engloba las playas de Plentzia y el monte Artxanda.

Durante el siglo pasado, Bilbao acogía la industria siderúrgica, con altos hornos que suministraban acero a todo el territorio español. También los astilleros Euskalduna, que, junto con los de Sestao, eran muy importantes en aquella época. La crisis del petróleo mundial de 1973 inició el declive industrial de la ciudad, que se prolongó hasta el desmantelamiento de estas industrias en los años ochenta.

Hasta la década de los noventa, Bilbao fue una ciudad atravesada por una ría contaminada, rodeada de instalaciones portuarias e industrias que vertían residuos en sus aguas. Sanearla y recuperarla fue el primer paso para empezar la reconversión de la ciudad. A su vez, la construcción del Museo Guggenheim o la apuesta por un transporte público de calidad fueron otras de las medidas que ayudaron a crear la nueva imagen del municipio, que resumimos a continuación.

La regeneración de la ría fue el motor principal que impulsó la renovación de Bilbao. El proyecto se inició en 1992, coincidiendo con la celebración de los Juegos Olímpicos de Barcelona y de la Expo de Sevilla. La ría, eje vertebrador de la ciudad, se convirtió en el objetivo de los primeros proyectos de transformación y mejora, como la adecuación de los muelles de Abandoibarra, antiguo parque de carga y descarga de hidrocarburos y contenedores, y sobre los cuales se han asentado los proyectos más emblemáticos de la ciudad. Actualmente, la ría se ha adecuado como zona lúdica donde los vecinos pueden hacer deporte, pasear y realizar todo tipo de actividades de ocio. Representa, así, un elemento que contribuye a la mejora de la calidad de vida de habitantes y visitantes de la ciudad.

Bilbao_6

La renovada Ría de Bilbao.

La red de transportes. Una de las decisiones tomadas a favor de la transformación de la capital vizcaína fue mejorar la red de transporte público, lo que se concretó con la construcción de la primera línea de metro de la ciudad. Desde su inauguración en 1995, sus modernas instalaciones -diseñadas por el arquitecto británico Norman Foster– y su recorrido hasta Plentzia, conectando la ría con las playas, han conseguido que el número de desplazamientos sea cada vez mayor (más de 87 millones de viajes en 2015), fomentado de este modo el uso del transporte público entre los habitantes de la ciudad.

METRO

Entrada del metro de Bilbao.

La habilitación de calles peatonales. Otro factor para entender el cambio de la ciudad ha sido la apuesta por peatonalizar el centro. Como pasa en muchas urbes europeas, se ha recuperado para uso ciudadano, limitando el tráfico de vehículos por sus calles más concurridas.

Centro

Centro de Bilbao.

La proliferación de edificios emblemáticos. La construcción de obras a cargo de arquitectos de renombre ayudó a crear esta nueva imagen de la ciudad y la proyectó internacionalmente. De entre estas piezas arquitectónicas, destaca el Museo de Arte Contemporáneo, el Guggenheim, obra del reconocido arquitecto canadiense Frank Gehry. El edificio inaugurado en 1997 se ha convertido en uno de los principales reclamos turísticos de la ciudad.

Bilbao_3

Guggenheim, Museo de Arte Contemporáneo.

Ubicado en el mismo margen de la ría que el Guggenheim, a unos 200 metros, encontramos el palacio Euskalduna, centro de Congresos y de la Música. Diseñado por Dolores Palacios y Federico Soriano, en 2003 fue declarado por la International Congress Association como el mejor centro de congresos del mundo.

Bilbao_2

Palacio Euskalduna de Congresos y de la Música.

Otro de los edificios representativos de la ciudad es la Puerta de Isozaki, dos torres gemelas de 82 metros y 23 plantas. El complejo fue diseñado por el arquitecto japonés Arata Isozaki -de ahí su nombre- junto al bilbaíno Iñaki Aurrekoetxea.

Bilbao_4

La Puerta de Isozaki

En la actualidad, el aumento demográfico o la preocupación por el medio ambiente son algunos de los retos que afronta la ciudad. No obstante, Bilbao se encuentra en plena transformación social, económica y, sobre todo, urbanística, convirtiéndose en eje de empresas de servicios e I+D, y en un ejemplo para otras ciudades en cuanto a regeneración de un espacio urbano degradado para uso y disfrute de sus ciudadanos.

 

Noticias relacionadas

La nueva Barcelona

<< volver