Octubre 2017 #45
Decoración

La bodega en casa

moment_solvia_BodegaEl vino está de moda. Quien más quien menos ha participado en alguna de las innumerables catas de vino que se celebran semanalmente en España y, buena parte de ellos, se atreve a presumir de sus conocimientos vinícolas. No es de extrañar pues que en los últimos años cada vez más personas se hayan puesto manos a la obra para construir su propia bodega en casa. Construirla en casa tiene, sin embargo, sus inconvenientes. No siempre tenemos el espacio adecuado y, frecuentemente, los vinos que queremos preservar acaban echándose a perder.

Lo primero que tienes que hacer para crear tu propia bodega es elegir los vinos que quieres proteger y conservar. Lo mejor es que optes por crianzas y grandes reservas que ya hayan madurado. Con una buena conservación seguirán evolucionando y mejorando en tu bodega. Descarta los vinos jóvenes. Por mucho tiempo que los tengas almacenados, nunca conseguirás que se conviertan en un buen crianza. Una vez elegidos los vinos, el siguiente paso, el más crucial, es elegir dónde vas a guardarlos.

Para que tu bodega funcione tienes que elegir una estancia que mantenga una temperatura estable durante todo el años, entre los 12 y los 18ºC. Lo mejor es reciclar, si la tienes, la antigua fresquera, una habitación especialmente diseñada para la conservación de alimentos y situada cerca de la cocina que se solía construir orientada al norte para evitar el calor en la medida de lo posible. Además de la orientación, la que va a ser ahora tu bodega tiene que estar bien ventilada y gozar de un nivel adecuado de humedad, sobre el 80% para evitar que se sequen los corchos.

Si tu casa no tiene una antigua fresquera, puedes construirla en una habitación o en la cocina utilizando tabiques de Pladur y aislándola con planchas y lana de roca. Eso sí, lejos de motores o cualquier otro dispositivo que provoque olores, calor o vibraciones. Una vez delimitado el espacio para garantizar la conservación idónea de tus vinos, lo mejor, si ves que el aislamiento no acaba de ser bueno, es que instales un armario climatizador. Los hay de muchos tamaños y precios y te ayudarán a que la temperatura de cada vino sea la adecuada para que envejezcan con dignidad y con todas sus cualidades intactas.

Otra condición indispensable para que tus vinos tengan futuro es que la iluminación de la bodega sea muy tenue. La luz, aunque sea artificial, provoca la oxidación de los vinos. Ten en cuenta que no hay ningún buen vino que resista horas de exposición a un fluorescente. Finalmente, con la habitación lista y el climatizador instalado, recuerda que las botellas tienen que estar siempre en posición horizontal. De esta manera el corcho se mantiene húmedo y asegura la estanqueidad de las botellas. Si las apilas, coloca las que quieras conservar durante más tiempo en la zona inferior. Así evitarás moverlas y distraer su buen envejecimiento.

<< volver