AGOSTO 2017 #43
Decoración

Ideas para decorar una buhardilla

escolar_02
011 y 01
buhardilla_01

Atreverse con la decoración de una buhardilla puede suponer un reto importante. Sus dimensiones irregulares vuelven el proceso decorativo más complicado. Si embargo, si sigues los consejos adecuados, puedes lograr que esta singular estancia de la casa brille con personalidad propia.

Sin duda, el principal problema con el que te encontrarás al decorar una buhardilla es la forma del espacio. No te bastará con tener en cuenta los metros cuadrados que ocupa la habitación, sino que también deberás considerar la altura y la inclinación del techo. Está claro que la zona más baja limitará tus posibilidades, pero no dejará de ser superficie útil si aplicas los recursos decorativos oportunos.

Antes de comenzar con la decoración, deberás plantearte qué uso quieres dar a la buhardilla. Al hallarse en una zona aislada de la casa, suele ser más tranquila y silenciosa que el resto de estancias. Eso la convierte en la ubicación perfecta para un dormitorio, una zona de descanso, un estudio o un despacho.

A veces, el espacio tiene las dimensiones suficientes como para convertirse en un apartamento; en ese caso, el desafío es separar los espacios en diferentes ambientes según el uso al que destines cada uno. A continuación te damos algunas ideas para que decores tu buhardilla.

Cómo optimizar el espacio

La clave para sacar el máximo partido al espacio está en no sobrecargarla con muebles y complementos. Conviene optar por mobiliario a media altura o bajo, ligero y poco voluminoso, de manera que no dificulte la visión y contribuya a crear la sensación de amplitud visual.

Por otra parte, es importante distribuir los muebles de la manera más óptima posible en función de la forma de la buhardilla. Puedes aprovechar la parte más baja para situar una cama, espacio de almacenaje, baldas o incluso una zona chill out con alfombras y cojines. En la parte más alta tienes la opción de colocar módulos de estanterías a diferentes alturas para aprovechar mejor el espacio.

Una solución ideal para las buhardillas son los muebles a medida: gracias a ellos, evitarás posibles rincones muertos incluso en las zonas con poca altura. También puedes optar por los muebles multifuncionales, especialmente si son pequeños o auxiliares. Así, un puff que se convierte en asiento, un taburete que ejerce de mesita, un sofá-cama… destinarlos para varios usos te permitirá ahorrar espacio.

Cómo crear sensación de luminosidad y amplitud

Otra dificultad con la que puedes encontrarte en una buhardilla es una escasa luminosidad por la falta de ventanas, ya sea porque cuenta con pocas o porque son muy pequeñas. Aunque también existen soluciones para ello.

Los colores claros te ayudarán a aportar luminosidad a la estancia y a crear sensación de amplitud: puedes pintar de blanco o de un tono neutro las paredes y el techo. A la hora de escoger el mobiliario, decídete por el blanco o por maderas claras como la haya. Sigue ese mismo consejo también para las cortinas, el tapizado del sofá u otros textiles. Para crear contraste, podrás jugar con diferentes texturas o con complementos en tonos más oscuros.

Si pretendes usarla como zona de estudio o de trabajo, asegúrate de situar la mesa en el lugar donde haya mejor iluminación y coloca los muebles de manera que puedas sacar el máximo partido a la luz natural

Piensa, por otro lado, que la inclinación del techo impedirá que la luz artificial se distribuya de manera uniforme por toda la estancia, así que deberás distribuir los puntos de luz de manera correcta. Una buena opción son los focos orientables, que te permitirán dirigir la iluminación hacia las zonas que más lo necesiten. Puedes complementarlos con lámparas de pie o de mesa situadas en lugares estratégicos.

Por complicado que pueda parecer a simple vista, la decoración de buhardillas no es una misión imposible. Seguir estas sencillas reglas te dará la oportunidad de habilitar una zona acogedora y con carácter en tu hogar.

<< volver