Diciembre 2017 #47
Asesor

En qué consiste un contrato de intermediación inmobiliaria

contrato_intermediacionConfiar la venta de un inmueble a un intermediario inmobiliario conlleva la firma de un contrato en el cual se establecen las condiciones, derechos y obligaciones que permitirán que la compraventa se formalice satisfactoriamente.

Contar con un intermediario inmobiliario a la hora de vender una vivienda aporta una serie de ventajas. Además de acompañar al cliente en todo momento ofreciendo un trato personalizado y experto, un asesor también puede ayudar a recopilar documentación registral y gestiona los trámites burocráticos para que el proceso de compraventa finalice con éxito.

Pero para confiar la venta de una casa a un intermediario se necesita un contrato privado –denominado hoja de encargo- donde se fijan las bases de la relación entre el agente y el propietario. Dicho contrato recoge las obligaciones y líneas de actuación de ambas partes y también los honorarios que el vendedor deberá de abonar cuando se formalice la compraventa. Los contratos de intermediación inmobiliaria suelen incluir los siguientes apartados:

– Identificación del propietario del inmueble y del intermediario -agencia inmobiliaria o agente de la propiedad (API)- que se encargará de gestionar su comercialización.

– Identificación de la vivienda junto con todos sus datos registrales. Para ello el propietario tendrá que facilitar al intermediario toda la documentación relativa a la situación jurídica del inmueble. Este puede encargarse de realizar los trámites para recabar esta información antes de firmar el contrato.

– Las condiciones en las que el intermediario se hace cargo de la comercialización de la vivienda. Este apartado hace referencia al compromiso de presentar posibles compradores y encargarse de la formalización del contrato de compraventa.

– El precio de venta de la vivienda y la autorización de los propietarios para que el intermediario perciba a cuenta cantidades en concepto de reserva, paga y señal o arras.

– En el contrato debe figurar la autorización expresa de los propietarios, amparada por la Ley de Protección de Datos, para que el intermediario fotografíe y publicite la vivienda.

– Duración de la relación mercantil (suele ser de 6 meses) y las condiciones de la renovación o cese.

– Los honorarios de agencia. La cantidad que percibe el intermediario por la gestión de la venta varía en función de la provincia o de la localidad, pero normalmente suele oscilar entre un 3% y un 7% sobre el precio de venta del inmueble. A este porcentaje, que debe quedar reflejado en el contrato, hay que sumar el IVA. El contrato también refleja el momento y la manera cómo se abonará la comisión.

– En la hoja de encargo debe aparecer claramente si las gestiones de comercialización son en exclusiva o si por el contrario la venta del inmueble se gestionará a través de más de un intermediario. Los propietarios pueden optar por una opción u otra.

– La entrega de las llaves del propietario al agente para que este pueda visitar la vivienda con posibles compradores, también se debe recoger por escrito y en un anexo al contrato de intermediación inmobiliaria.

 

Noticias relacionadas

¿Cuál es el papel del intermediario inmobiliario?

¿Cómo elegir una vivienda con todas las garantías?

Qué se necesita antes de firmar el precontrato de compraventa de una vivienda

En qué consiste un contrato de arras

<< volver