JULIO 2017 #42
Decoración

DIY: 10 ideas creativas y económicas para hacer un cabecero de cama

DIY ideas para un cabecero de cama
DIY ideas para un cabecero de cama
DIY ideas para un cabecero de cama

¿Quieres dar un aire nuevo a la decoración de tu habitación sin gastar demasiado dinero? Más allá de soluciones clásicas como pintar las paredes o renovar los tejidos, cuentas con una opción alternativa que puede resultar muy efectiva: cambiar el cabecero de tu cama. Si quieres convertirlo en el centro de todas las miradas, atrévete con algo original hecho con tus propias manos.

El cabecero es uno de los elementos que más destacan en una habitación, así que puedes aprovecharlo para mostrar tu personalidad. Renovarlo no tiene por qué ser costoso: bastará con que utilices viejos objetos reciclados y te valgas de la creatividad para darles un nuevo uso. Te sorprenderías de cuánto juego pueden dar como cabeceros los objetos más insospechados. En estas 10 ideas de decoración encontrarás algunos ejemplos:

1. Palés o tablas de madera

Puedes unir varios listones de madera viejos, ya sea en horizontal o en vertical, si quieres conseguir un cabecero de cama rústico. Barnizarlos, darles un aspecto envejecido o decorarlos con mensajes te ayudará a conseguir el efecto que buscas. También puedes recurrir al material por excelencia en los proyectos de decoración DIY, los palés, ya sea dejándolos al natural, pintándolos o decorándolos con motivos simpáticos.

2. Ramas de árbol

Seguimos con la madera, pero esta vez en su estado más puro. Una excursión al campo puede presentarse como la oportunidad perfecta para recoger algunas ramas de diferentes tamaños. En casa, solo tendrás que unirlas con clavos para fabricar tu cabecero. Más sencillo, natural y económico, imposible.

3. Puertas, ventanas o persianas

Para dar un aire vintage a tu dormitorio, recicla una puerta antigua: económico y muy original, este cabecero hará que tu habitación comulgue con las últimas tendencias… que, curiosamente, nos llevan al pasado. Si no te convence el aspecto clásico de la puerta, puedes pintarla con colores vivos y darle una imagen totalmente diferente. Lo mismo ocurre con las viejas ventanas y persianas de madera: colocadas a pares, coronarán tu cama con originalidad.

4. Espejos

Dos espejos alargados idénticos sustituyendo el cabecero pueden lograr un efecto espectacular en tu habitación. Si su diseño es antiguo, conseguirás con ellos un bonito look vintage.

5. Cuadros y fotos

Tú decides: una perfecta composición simétrica de marcos del mismo tamaño o un mural aparentemente desordenado de marcos de diferentes formas y medidas que dibujan una silueta predeterminada. Dentro de los marcos, tus fotos () o cuadros preferidos.

6. Pizarras

En este caso, no importará tanto la forma de tu cabecero como las infinitas posibilidades decorativas que te aportará. Y es que jugar con pizarra te permitirá cambiar de decoración siempre que quieras, incluyendo divertidos mensajes y dibujos.

7. Tejidos

Si quieres un cabecero de tela para tu cama, no te resultará complicado hacerlo. Tan solo necesitarás forrar de espuma un tablón de madera y colocar sobre ella una tela estampada a tu gusto. A continuación deberás tensar bien la tela y graparla a la parte trasera del tablón.

8. Pintura, vinilos o washi tape

¿Y por qué no olvidarse del cabecero y colocar la cama directamente contra la pared? Puedes decorar el espacio que ocuparía con un vinilo llamativo o dibujar y pintar a tu manera una silueta que simule el cabecero. También puede ayudarte el washi tape: con estas cintas podrás crear dibujos personalizados con una gran variedad de colores y estampados.

9. Tuberías de metal

Varias tuberías en desuso pueden servirte para fabricar un original armazón para el cabecero de tu cama. Si además decoras la estructura con distintas cuerdas cruzadas, tanto en horizontal como en vertical, crearás un práctico soporte en el que podrás colgar fotografías o postales.

10. Libros

¿Tu pasión es la lectura? Conseguirás que tu cama refleje esa faceta de tu personalidad si aprovechas tus viejos libros y los distribuyes, abiertos, para formar un cabecero. De hecho, no es la única propuesta imaginativa que utiliza objetos asociados a aficiones: puedes encontrar cabeceros fabricados con mapamundis, remos, sticks de hockey… La creatividad no parece tener límites

Y tú, ¿qué opción prefieres para crear tu cabecero de cama DIY? Seguro que encontrarás una propuesta sostenible, económica y original que encaje a la perfección con tu personalidad.

<< volver