Octubre 2017 #45
Decoración

Decoración de interiores: los techos, los grandes olvidados

decoracion_techos_01
decoracion_techos_02
decoracion_techos_03

En decoración de interiores damos importancia al mobiliario, las paredes y los suelos, pero solemos olvidarnos de mirar hacia arriba e incluir el techo en nuestros planes. Dejarlo en blanco acostumbra a ser la manera de convertirlo en un elemento neutral que combine con cualquier estilo; en realidad, el techo se presenta como un lienzo por estrenar con numerosas posibilidades decorativas.

Prestar atención al techo puede ayudarte a reforzar la decoración de tu casa. Tienes la oportunidad de integrarlo con el resto de los elementos, hacer que contraste con ellos o convertirlo en protagonista absoluto de la estancia. Sea como sea, tendrás que respetar la armonía entre el techo y el resto de la decoración, sobre todo teniendo en cuenta tres factores:

  1. Estilo. De entrada, deberías tener en cuenta el estilo que quieres en tu hogar, porque te llevará a decantarte por un tipo de techos u otros. Unas vigas o un techo revestido de madera, por ejemplo, encajan a la perfección con un estilo mediterráneo o eco-friendly, mientras que los techos de hormigón se asocian más al estilo industrial.
  2. Tonos y colores. La tonalidad de colores elegida para el techo, además, debería combinar con la de las paredes y el resto de la decoración. Puede que te decidas por una gama de tonos similares o por colores contrastados, pero deberías asegurarte de seguir siempre una coherencia: combinar tonos cálidos o, por el contrario, fríos; aplicar en el techo una tonalidad más clara del mismo color para lograr una mayor luminosidad; etc.
  3. Integración. También deberás decidir si quieres centrar el interés en el techo o en las paredes y el mobiliario. Dar protagonismo al techo es una opción atrevida y original que puede obtener grandes resultados, pero, en ese caso, hay que evitar que la decoración de las paredes o el mobiliario sean muy llamativos para que el exceso visual no reste importancia al techo.

Cada casa tiene sus propias características, y los techos no son una excepción a la regla. Por eso es importante tener presente elementos tales como la altura:

La altura de la estancia juega un papel decisivo en la decoración del techo. No te convendrá tratar de igual manera un techo demasiado bajo que uno demasiado alto, y la decoración de las paredes o la elección del mobiliario y los complementos tampoco debería ser la misma. Para evitar la sensación de opresión que puede crear un techo bajo, deberás pintarlo con tonos más claros que los que uses en las paredes. También te ayudará a crear sensación de altura decorar las paredes con rayas verticales, disponer los cuadros en esa misma forma, elegir muebles bajos o recurrir a cortinas largas y a lámparas de pie que iluminen hacia arriba. Si, por el contrario, quieres evitar que un techo demasiado alto transmita una sensación de frialdad, puedes pintar las paredes y el techo de colores oscuros para que la estancia parezca más pequeña, además de usar estanterías altas, muebles grandes y lámparas colgantes. Si tras estos consejos no encuentras aún la inspiración para decorar el techo de tu hogar, no te preocupes: te traemos 5 ideas decorativas para disfrutar de los techos más originales:

  • Motivos. ¿Por qué conformarse con un color uniforme si puedes convertir tu techo en un lienzo? La pintura te permitirá combinar varios tonos, jugar con un stencil de figuras geométricas o apostar por algo más elaborado, como paisajes o dibujos personalizados. Esta última opción te será muy útil en habitaciones infantiles temáticas. Como alternativas atrevidas a la pintura, puedes elegir papel pintado y vinilos o cubrir el techo con pintura de pizarra para favorecer las decoraciones temporales.
  • Madera. Es la opción perfecta si apuestas por un estilo natural o rústico. Según el tamaño de las lamas y su disposición, podrás crear diversos diseños con el revestimiento. También puedes optar por las vigas a la vista. La madera aportará calidez a la estancia, sobre todo en su tono natural, pero también puedes pintarla: los techos de madera blancos tienen mucha presencia en el estilo nórdico.
  • Volúmenes. Tienes la opción de romper la monotonía del techo creando distintos relieves. Unas elegantes molduras de yeso o unos rosetones pueden aportar un toque muy personal a una estancia. Para resaltar todavía más esos relieves en blanco, atrévete a combinarlos con color en el resto del techo.
  • Iluminación con color. Instalar luces LED de colores es una manera original y moderna de decorar un techo. A través de la iluminación, podrás separar ambientes y, según el tono que elijas para las bombillas, transmitir diferentes sensaciones.
  • Elementos colgantes. Estos recursos te ayudarán a centrar la atención en el techo. La propuesta más habitual son las lámparas, grandes y con mucha caída, especialmente ahora que crean tendencia decorativa; pero también puedes utilizar macetas colgantes, telas o divertidas guirnaldas DIY.

No cuesta tanto conceder al techo la atención decorativa que se merece. Si te atreves a poner en práctica una idea original, lo convertirás en el elemento que marcará la diferencia en la decoración de interiores de tu hogar.

<< volver