AGOSTO 2017 #43
Decoración

Decoración con cactus, las plantas del desierto

cactus_04
cactus_02
cactus_03

Los cactus casi no necesitan mantenimiento y son perfectos para el interior de las casas. Te diremos por qué y cómo sacarles partido para decorar tu hogar.

Quizá te gusten las plantas pero ni tienes el suficiente tiempo para cuidarlas ni la jardinería se te da bien. No te preocupes. Los cactus son una planta resistente que, con pocos mimos, dará frescura a tu hogar y se convertirá en un buen elemento para decorar tu casa de otra manera. Los cactus solo piden estar en una zona soleada y ventilada y un poco de agua de vez en cuando. En verano, te bastará con regarlos un par de veces a la semana. En invierno, con que lo hagas cada diez días es suficiente. A cambio de estas mínimas atenciones, estas plantas harán que tu salón o tu jardín tengan algo especial, independientemente de cuál sea tu estilo de decoración preferido.

Existen numerosas variedades de cactus, con texturas, formas y tamaños diferentes. Se trata de una especie vegetal que os ayudará a la hora de hacer composiciones florales o decorativas, y que nunca parecerán mustias ni secas. Nada que ver con las viejas leyendas que aseguraban que los cactus daban mala suerte o que si los tenías en casa el amor nunca entraría por tu puerta. Actualmente, estas plantas divertidas y espinosas, que almacenan agua en sus raíces, hojas y tallos, son toda una tendencia decorativa. A continuación os proponemos algunas alternativas para que creéis vuestros propios espacios verdes con esta especie de planta tan peculiar.

  • El rincón verde. Los cactus pueden ayudar a que ese rincón de tu casa anodino y sin personalidad tenga una luz especial. Agrupa en el suelo o sobre un mueble auxiliar varios cactus medianos y grandes. Ya verás que son unas plantas de interior perfectas, que se adaptan a cualquier maceta y que dan calidez al lugar en el que las ubiques.
  • Centro de mesa. Los cactus son muy versátiles. Si los pones en una maceta de barro, te aportarán un aire rústico e informal ideal para que decores tu terraza o balcón. Si utilizas una maceta grande y unes varias especies de diferentes colores y formas, el resultado puede llegar a ser un espectacular jardín de cactus para decorar un centro de mesa, por ejemplo.
  • Alegra tus estanterías. Hay algunas especies de cactus que son particularmente pequeñas. Estas son las ideales para adornar los extremos de las estanterías y conseguir que tus libros no estén tan solos.
  • La importancia de la maceta. Buena parte del efecto decorativo de los cactus depende de la maceta en la que los coloques. Lo tradicional es que las macetas sean de tonos arena y tierra. Sin embargo, las macetas blancas son ideales para realzar el color verde de estas plantas y, si te gusta el atrevimiento decorativo, colócalos en macetas de formas extravagantes y colores extremos. Conseguirás unos resultados aún más espectaculares si sustituyes las macetas por otros recipientes más alternativos como, por ejemplo, el interior de una vieja regadera metálica o de antiguas latas de conservas. Unas y otras están fabricadas para no oxidarse con el contacto del agua. También puedes colocarlos en el interior de frascos de vidrio. Eso sí, no te olvides de abrir o agujerear la tapa para que el cactus se conserve en condiciones.
  • Combínalos con otros elementos. Otra forma de conseguir que los cactus transformen el aspecto de tu casa es combinarlos con otros elementos decorativos. Una opción muy recurrente es añadirles objetos como palos secos, arenas de colores o piedras decoradas, especialmente si el espacio que quieres decorar es amplio y abierto, como una terraza o un jardín.

Como ves, un cactus puede dar mucho juego por muy poco mantenimiento.

<< volver