Noviembre 2017 #46
Decoración

Crea tu oficina en casa

moment_solvia_oficina01_v2¿Estás pensando en montar una zona de trabajo en tu hogar? Si es así, te será útil tener en cuenta tres consejos básicos para adaptar el espacio a tus necesidades y crear un ambiente agradable en el que trabajar: elegir el mobiliario adecuado, cuidar el entorno para que favorezca la concentración y disponer de una buena iluminación. Es conveniente escoger los muebles en función del uso que vayas a darles antes que por su diseño. Búscalos prácticos y cómodos; en el caso de la silla, además, procura que sea ergonómica: piensa que pasarás mucho tiempo en ella. También deberías calcular que el mobiliario pueda alojar los recursos que vas a utilizar gracias a baldas o cajones. Para crear un entorno agradable, el primer paso es pensar en los colores con los que vas a decorar las paredes. Los tonos claros o neutros transmitirán sensación de calma, lo que te permitirá concentrarte mejor. Si prefieres introducir algún toque de color, opta por alguno cálido. Otro aspecto que facilitará tu concentración es el orden: cuanto menos objetos haya en tu espacio de trabajo y más ordenado lo mantengas (a través de diferentes soluciones de almacenaje), mejor. Eso no significa que tu oficina en casa deba ser aburrida o impersonal: puedes imprimirle carisma con algún elemento decorativo o alguna planta. En cuanto a la iluminación, recurre a la luz natural siempre que puedas. Distribuye el mobiliario de manera que aproveches al máximo la iluminación exterior, pero hazte también con una buena lámpara para las horas en las que no puedas depender de la luz del sol. Lo ideal sería disponer de una habitación para destinarla exclusivamente a oficina, pero no todos los hogares cuentan con ese espacio. Así que existe una solución alternativa: apropiarse de un rincón de otra estancia y convertirlo en un pequeño espacio de trabajo. Una esquina del salón, un pasillo, el interior de un armario, una galería, el hueco de una escalera… no necesitarás demasiado espacio si usas tu imaginación. Procura, eso sí, elegir un rincón con iluminación natural y distribuir los muebles de manera que no obstaculicen.

<< volver