Noviembre 2017 #46
Tendencias

Copenhague apuesta por los techos verdes

MOMENT_SOLVIA_POST_TECHOS_VERDES_01
MOMENT_SOLVIA_POST_TECHOS_VERDES_02
MOMENT_SOLVIA_POST_TECHOS_VERDES_03

Fue declarada oficialmente la ciudad más verde de la Unión Europea en 2014. Y es que Copenhague, la capital de Dinamarca, se toma muy en serio la sostenibilidad. Además de ser una reconocida ciudad bike friendly (), ha decidido apostar con fuerza por los techos verdes: desde hace algún tiempo, la ley obliga a los propietarios de edificios nuevos a instalar vegetación en sus azoteas.

En Copenhague conocen los beneficios ambientales, energéticos y sociales de los techos verdes. De entrada, la vegetación puede absorber entre en 60% y el 80% del agua de la lluvia. Teniendo en cuenta que el cambio climático y la subida de temperaturas en la ciudad podrían provocar lluvias más intensivas, los responsables municipales esperan que estas áreas contribuyan a evitar inundaciones. Además, actúan como un pulmón verde y favorecen la biovidersidad en el ámbito urbano.

Por otra parte, una cubierta de vegetación ayuda a aislar el edificio tanto del frío como del calor. Con ello permite consumir menos energía en calefacción y en aire acondicionado y, en consecuencia, reducir las emisiones de carbono. Finalmente, el bonito efecto visual de los techos verdes contribuye al bienestar de los ciudadanos.

No solo los edificios nuevos están instalando techos verdes en Copenhague; también los antiguos han empezado a adaptar sus azoteas a las nuevas medidas sostenibles. Casas, hoteles, edificios municipales e incluso aparcamientos de bicicletas se han sumado a la iniciativa. Se calcula que la ciudad cuenta con capacidad para implementarla en unos 20.000 m2 de azoteas y que la ley logrará que se incremente el volumen de techos verdes en 5.000 m2 anuales con las nuevas construcciones. El objetivo es llegar a ser ciudadneutral en carbono en 2025.

Copenhague no es la única ciudad del mundo que apuesta por los techos verdes con todas las de la ley. Hace casi tres años, la pionera Toronto implantó una normativa parecida a la danesa. Le siguieron con iniciativas similares, entre otras, Chicago, Tokio y Buenos Aires.

<< volver