Mayo 2017 #40
Decoración

Consejos para incorporar el cobre a la decoración de tu hogar

Decoración cobre

Se dice que el cobre es uno de los materiales más preciados en interiorismo. Ya sea por la gran cantidad de objetos fabricados con este metal como por su tonalidad perfecta para dar un acabado metalizado y crear un ambiente glamuroso a cualquier estancia de nuestra vivienda.

El cobre es un metal que se ha empleado en la producción de menaje durante generaciones, sobre todo para fabricar pucheros, cacerolas, sartenes o aceiteras. Sin embargo, no ha sido hasta ahora que se ha convertido en el acabado más chic de numerosos objetos ornamentales. El cobre es un material que posee muchos atributos: es renovable, duradero, resistente e higiénico, ideal para hogares con niños y animales domésticos. A continuación te proponemos posibles combinaciones e ideas para adaptarlo, con éxito, a la estética de tu hogar.

Menaje

Por lo general, podemos encontrar diversas tonalidades de cobre, desde colores más o menos rosáceos o anaranjados hasta verdosos. No obstante, a la hora de decorar interiores nos decantaremos por elegir los acabados brillantes, ya que permiten captar la atención del usuario, dirigiéndolo hacia el rincón o lugar de la habitación que más interese.

Una de las formas más habituales de incorporar el cobre en el hogar es combinándolo con otros materiales, para mezclar texturas y colores y conseguir un efecto diverso y original. Por ejemplo, te recomendamos disponerlo con pavimentos de mármol en el salón o encimeras de granito en la cocina. También las paredes de ladrillo o piedra armonizan con cualquier objeto hecho teniendo como base este material. Otra opción que no debes descartar es integrarlo en estancias donde haya mobiliario de madera -preferiblemente de tonos claros- o tapizado de piel y/o cuero; el efecto resultante es muy singular.

Combinación de materiales

Sobre las posibilidades cromáticas, el cobre casa, sobre todo, con paredes, suelos y techos de tonos fríos: el típico azul marino, el gris en todas sus variaciones y los pasteles resaltan el color rojizo de este metal. También, acompañado de la gama de marrones, tierra, beige y crudos, rompe con la monotonía que desprenden los tonos cálidos. El blanco, negro y cobre juntos, crean composiciones elegantes y sofisticadas.

Colores

Por otra parte, una manera de potenciar el color del cobre es ubicándolo en un espacio diáfano, donde dispongamos de mucha luz. Preferiblemente, apuesta por la iluminación natural y si no, juega con lámparas hechas de metal. Una lámpara de techo de cobre es el complemento perfecto para dar el toque definitivo a cualquier ambiente minimalista.

Iluminación

El cobre es un complemento recurrente del estilo industrial, pero también lo podemos adaptar al estilo rústico o vintage. Y para los más atrevidos, en una decoración tipo ecléctica jugará un papel fundamental.

Estilos decorativos

A la hora de decidir en qué estancias lo vamos a situar, ten presente que en cocinas y cuartos de baño el cobre se aprecia en utensilios de menaje, grifería y tuberías a la vista. Estas últimas, en ocasiones, se reutilizan en forma de percheros, colgadores y estanterías que se colocan en comedores y salones. En los dormitorios, además de luminarias de todo tipo -techo, pie y flexos sobre el escritorio-, se añaden espejos y estructuras de cama de cobre. En la sala de estar, los últimos diseños en lámparas conviven con complementos de estilo retro como espejos, jarrones, papeleras, cestas, maceteros, portavelas y candelabros, también en cobre.

Opción 3

En cuanto al mobiliario, no se recomienda usar únicamente piezas de este material ya que pueden causar una estética demasiado recargada en los ambientes.

Noticias relacionadas

Decora tu hogar al estilo cottage

Detalles dorados en nuestro hogar

<< volver