Junio 2017 #41
Decoración

Consejos para empezar tu huerto urbano en tu balcón

huerto urbano balcónCada vez más personas se deciden a cultivar un pequeño huerto urbano en su propio hogar. No es tan complicado como podría parecer: tan sólo necesitas un balcón, algunos consejos y ganas de practicar la agricultura en casa. ¿Te animas?

Salir al exterior, recolectar un tomate, lavarlo y servirlo en la ensalada del día. A la satisfacción de cultivar tus propias verduras y hortalizas se suma la ventaja de consumir productos frescos y naturales, especialmente si aplicas técnicas ecológicas. Esta tendencia en boga se convierte en una afición saludable y relajante. Además, es una gran manera de educar a los niños en el respeto a la naturaleza y compartir con ellos momentos de ocio. Pero, ¿qué pasa si no dispones de un jardín o de una terraza amplia en los que practicar esa afición? Absolutamente nada. Porque un balcón, por pequeño que sea, puede ser igual de útil. Presta atención a estos consejos y podrás para crear tu huerto urbano casero.

¿Dónde situar el huerto urbano?

En primer lugar, deberás asegurarte de elegir el lugar indicado. No se trata de una cuestión de tamaño, sino de condiciones. Una terraza, un balcón o incluso algún rincón interior muy bien iluminado servirán para tu huerto urbano siempre que tengas en cuenta tres factores:

1. Luz. Para que tus plantas se desarrollen bien, necesitarán una dosis suficiente de luz solar al día. Y, si puede ser, mejor desde arriba que lateral. Procura no colocarlas en balcones a los que, por ejemplo, den sombra otros edificios.

2. Agua. Asegúrate de tener un acceso fácil al agua: te será práctico sobre todo en verano, porque deberás regar tu huerto urbano una vez al día como mínimo. Si el balcón dispone de un grifo, podrías plantearte instalar un sistema de riego por goteo. Otra idea es colocar recipientes para recoger y aprovechar el agua de lluvia.

3. Protección. Procura que el balcón o espacio elegido garantice una cierta protección a las plantas de corrientes de aire, caída de agua desde el tejado, incursiones de mascotas, etc.

¿Qué recipientes utilizar para tu huerto urbano?

El espacio condicionará la elección de recipientes en los que cultivar tu huerto urbano. Una terraza o un balcón grande te permitirán jugar con diferentes maceteros; si cuentas con un balcón pequeño o un rincón interior, quizás prefieras utilizar macetas individuales o crear huertos verticales. Aunque, si tienes espacio, lo ideal es hacerse con una mesa de cultivo, que te permitirá trabajar cómodamente con las plantas en altura. Un huerto urbano no necesita demasiada profundidad, así que no te será difícil dar con el recipiente que mejor encaje en tu hogar. Deberás procurar, eso sí, que sea resistente y facilite un buen drenaje. Si quieres apostar por tendencias sostenibles, tienes la opción de cultivar tus plantas en objetos reciclados: cajas de madera, latas, sacos, tetra bricks, botellas de plástico… Un palé reutilizado puede ser un recipiente idóneo para un huerto vertical.

¿Qué verduras u hortalizas plantar en tu huerto urbano?

De nuevo, tendrás que guiarte por el espacio del que dispones para elegir las plantas de tu huerto casero. Si tu balcón no es demasiado grande, te convendrán plantas pequeñas o que crezcan a lo alto como la del pimiento o la tomatera. También deberás tener en cuenta cuánta luz recibe tu huerto urbano y elegir los cultivos en consecuencia. Por otra parte, piensa que existen verduras y hortalizas de temporada, así que no podrás plantar lo que te apetezca en cualquier momento. Si estás dando tus primeros pasos con un huerto urbano casero, lo más aconsejable será que empieces con plantas fáciles de cuidar y resistentes a plagas y enfermedades. Cultivar lechugas, acelgas o cebollas, por ejemplo, te será menos complicado que tomates. Y no te olvides de las plantas aromáticas, con las que podrás condimentar tus platos.

¿Cómo cuidar el huerto urbano?

Una vez elegidas las plantas, puedes comenzar de cero sembrando tus propias semillas. En algunos casos, deberás sembrarlas primero en pequeños recipientes llamados plantones y, una vez que hayan brotado, trasplantarlas a su recipiente definitivo. Si prefieres ahorrarte ese paso, puedes adquirir directamente los brotes y trasplantarlos. Pero no creas que ahí acaba todo el trabajo. Además de regarlo tanto como necesite, el cuidado del huerto urbano pasa por abonar las plantas para aportarles nutrientes, eliminar malas hierbas y luchar contra posibles plagas y enfermedades (prevenirlas y, en caso necesario, combatirlas, preferiblemente con productos ecológicos). Cada planta necesitará unos cuidados específicos: en webs y foros especializados encontrarás consejos y trucos para su atención. También aprenderás a base de practicar, equivocarte y rectificar.

Empezar un huerto urbano en casa es una labor apasionante y muy satisfactoria que te permitirá disfrutar de deliciosas verduras y hortalizas cultivadas en tu propio balcón. ¿A qué esperas para intentarlo?

<< volver