JULIO 2017 #42
Asesor

Comunidades de propietarios: qué son y cómo se organizan

comunidad-de-propietariosCuando te conviertes en propietario de una vivienda pasas a formar parte automáticamente de la comunidad de vecinos del inmueble dónde se ubica tu nuevo hogar. Esta entidad jurídica se rige por una normativa acordada por todos sus integrantes y se encarga de administrar los gastos y desembolsos asociados al edificio y de mantener el buen funcionamiento del mismo.

La comunidad de propietarios engloba a todos los dueños de los inmuebles de un edificio incluidos los locales y los negocios que se encuentren en los bajos de un edificio. El funcionamiento de la comunidad dependerá del número de propietarios, por ello en muchas ocasiones se recurre a la figura del administrador de fincas para que se encargue de todas las tareas asociadas a la organización de la escalera como los pagos de las facturas, las convocatorias de las reuniones, etc.

Las comunidades de propietarios se rigen por el régimen de propiedad horizontal (artículo 396 del Código Civil) y su ámbito de jurisdicción son los elementos y los servicios comunes. Los estatutos de una comunidad pueden estar inscritos en el Registro de la Propiedad, aunque este trámite no es obligatorio. En el caso de las viviendas de obra nueva, el promotor del inmueble es el responsable de facilitar, junto con la escritura de la vivienda, estos estatutos.

escalera_plantilla

Cómo se estructura una comunidad de propietarios

Los integrantes son todos los propietarios de inmuebles de un mismo edificio. Los vecinos que viven en régimen de alquiler no participan en las reuniones ni tampoco intervienen en la toma de decisiones.

Dependiendo del número de propietarios, el órgano administrativo tendrá más o menos integrantes. Lo habitual es un presidente, un vicepresidente (para suplir al primero) y un secretario. El desempeño de la labor de presidente es anual y rotativa, aunque en muchos inmuebles, por edad avanzada de muchos de los vecinos o por acuerdos entre ellos, este cargo puede alargarse o renovarse.

En las juntas ordinarias o reuniones de la comunidad se celebran una o dos veces al año y en ellas se aprueban los presupuestos de los gastos. Los conceptos son muy variados y pueden incluir desde los costes del mantenimiento del ascensor o los servicios de limpieza de escalera además del obligatorio seguro del inmueble. Las juntas extraordinarias se realizan para discutir gastos no presupuestados, por ejemplo, las derramas.

Por último, los recibos de la comunidad que deben de satisfacer todos los propietarios incluyen los gastos de escalera y equipamientos (luz, agua, conserje, mantenimiento de la piscina o jardín se los hubiera, etc.) además de los honorarios del administrador de fincas (si se opta por esta opción) y el seguro de la comunidad.

 

Noticias relacionadas

Gastos asociados a una vivienda que deberás abonar cuando te conviertas en propietario

Cómo se escritura una vivienda

¿Qué tipo de seguro del hogar necesitas?

<< volver