Noviembre 2017 #46
Decoración

Cómo renovar el baño pintando las baldosas

FOTO 1
foto 2

Si quieres cambiar el aspecto de tu cuarto de baño, puedes empezar pintando las baldosas con esmalte, un recurso económico y original que dará un aire nuevo a esta estancia de tu hogar. 

Pintar los viejos azulejos del baño es una opción muy práctica y económica a la hora de redecorar o renovar esta parte de tu hogar sin realizar obras. En primer lugar, el tipo de pintura que se utiliza en estos casos es muy adherente y resistente a la humedad. Para proceder a su aplicación, necesitaremos cierto material básico. Por nombrar alguno: ten presente que necesitarás un rodillo de espuma, brochas para retocar detalles y pintar las zonas más complejas y cinta protectora.

Por otro lado, hay dos tipos de esmaltes, con base de aceite y agua. Los primeros, los esmaltes sintéticos, proporcionan un acabado brillante, se limpian con disolventes o aguarrás, y aguantan muy bien la humedad. Los segundos, los acrílicos, no son tan brillantes como los sintéticos, pero son igual de resistentes y se limpian con facilidad, solo con jabón y agua.

A la hora de escoger el color, la gama es muy amplia. Aún así, la mayoría de marcas cuentan con un sistema tinto métrico que, a partir de una base blanca, te permitirá diseñar a medida el tono que deseas. Las tonalidades que más se utilizan son el blanco, el azul, el beige y el tono arena. Si tienes un baño de dimensiones reducidas, lo recomendable es optar por los tonos claros. Dependiendo de la luminosidad de la estancia, apuesta por el contraste con colores más oscuros.

A continuación, te mostramos cómo se aplica esta pintura para que lo puedas aplicar a tu baño, según tu estilo decorativo y tus necesidades.

  1. Una vez tenemos el material y la pintura en cuestión, lo primero es realizar una limpieza y un desengrase exhaustivo de la superficie que vamos pintar; ya sea de loza, gres o cerámica. Lo ideal es hacerlo con una solución de agua, jabón de lavaplatos y una pizca de amoníaco.
  1. Después de tener la superficie preparada, procedemos a aplicar el esmalte. Coge el rodillo y aplica una primera capa de pintura a las baldosas. Si las baldosas tienen originalmente una decoración de colores muy vivos y has elegido un tono claro para pintarlas, quizá tengas que dar una segunda mano para evitar que se transparenten. Cuando acabes con el rodillo, repasa con las brochas las zonas más difíciles.
  1. El tiempo desecado de los esmaltes es ligeramente más largo que el de las pinturas plásticas, aproximadamente unas tres horas. Opcionalmente, puedes aplicar un protector que aumente la resistencia del esmalte a la humedad o suciedad, o que proporcione un acabado mate o lacado a las baldosas. El mate, por ejemplo, te ayudará a camuflar cualquier tipo de imperfección en el pintado. Eso sí, debes hacerlo antes de que pasen 48 horas desde que pintaste, ya que es entonces cuando el esmalte consigue la máxima resistencia.
  1. Una vez las baldosas estén bien secas, ya puedes volver a usar el baño con total normalidad. A partir de este momento y pasados unos cuatro días, te bastará con una esponja húmeda y una solución jabonosa para mantener tus nuevas baldosas en perfecto estado de limpieza. Para completar la renovación de tu baño, también puedes cambiar los viejos muebles por otros más modernos o decorar las paredes con algún tipo de elemento autoadhesivo, como cenefas.

Con estos consejos ya puedes ponerte manos a la obra y renovar tu baño pintando las baldosas del color que más te guste.

<< volver