AGOSTO 2017 #43
Decoración

Cómo decorar un minipiso

0130 o 40 metros cuadrados bien aprovechados dan para mucho. Decorar un minipiso es todo un reto en el que hay que aprender a gestionar la falta de metros sin perder ni un ápice de confort para nuestro minúsculo hogar. Lo primero que tenemos que hacer es conocer nuestra casa, qué condiciones de luz tiene, qué ruidos la influyen y, lo más importante, qué necesitaremos de verdad para vivir en ella con total comodidad. Optimizar el escaso espacio de un minipiso es una ardua labor que nos obligará a aprovechar cada centímetro y cada rincón y a apostar por un mobiliario poco convencional que nos pueda ofrecer más de una función.

Además de pintar todos los elementos del minipiso (paredes, puertas y techos) en colores claros para tener una mayor sensación de amplitud, lo más importante en mantener la casa despejada, solo con lo realmente imprescindible, y concentrar la decoración en las paredes. En el recibidor, por ejemplo, no estaría mal instalar un pequeño mueble, de unos 25 centímetros de profundidad, para las llaves y la correspondencia, un par de percheros de pared, alguna balda sobre la puerta y un espejo que refleje la luz natural de otra sala para tener la sensación de más profundidad.

El salón es el principal campo de batalla para sacar el máximo partido a los pocos metros de nuestra casa. Una buena iluminación general poco intensa con lámparas orientables te ayudarán a dar más claridad a una estancia en la que solo pondrás lo que realmente necesites. Elige la mesa según las personas que vivan habitualmente en casa: una mesa de 100 x 150 centímetros es más que suficiente para cuatro personas. Completa la decoración con un banco corrido adosado a una pared, que te ahorrará el espacio que ocupan un par de sillas; con muebles a medida para aprovechar los rincones y espacios difíciles, y con un sofá, siempre de color claro, ajustado a tus necesidades.

La cocina y el lavabo son dos piezas claves. En la cocina debes concentrar el almacenaje en una sola pared para que se vea espaciosa. Los muebles, cuanto más claros y lisos, mejor. Panela los electrodomésticos y elige aparatos compactos (lavavajillas de 45 cm y neveras de 55 cm) o multifunción (lavadora-secadora o horno-microondas). En el baño, escoge cerámica brillante para las paredes y mate para el suelo, y siempre en colores claros. Olvídate de la bañera, una ducha ocupa menos y, además, es más sostenible. En el mercado también encontrarás sanitarios y lavamanos compactos que te ayudarán a ganar más amplitud en el baño.

Y, finalmente, llegamos al dormitorio. La medida de la cama condiciona la estancia. Las de matrimonio suelen ser de 150×190 cm, aunque también las hay más pequeñas, de 135×180 cm. Las infantiles van de los 80 a los 100 centímetros de anchura. Las camas canapé te proporcionarán un espacio de almacenaje extra que te ayudará a ganar en amplitud. Elimina las mesillas de noche y coloca un cabecero con baldas y hornacinas que te ayuden a integrar lámparas y enchufes. En la habitación de los niños, apuesta por las camas nido o por las literas. Para ganar espacio también hay camas que se adosan a las paredes y te permiten disponer de una zona de juegos durante el día.

<< volver