Diciembre 2017 #47
Reportaje

Ciudades bike friendly

02Las ciudades son cada vez más inteligentes. Buscan la mejora continua para garantizar la calidad de vida de sus habitantes, dando prioridad a la sostenibilidad. Uno de los aspectos que más tienen en cuenta es la movilidad: les preocupa encontrar soluciones de transporte que permitan un tráfico fluido y respetuoso con el medio ambiente.

En ese sentido, muchas ciudades inteligentes apuestan por la bicicleta como el transporte urbano del futuro. Lo consideran el sustituto más eficaz para el vehículo privado, puesto que es asequible y limpio: su uso contribuye a reducir tanto las emisiones de CO2 como la contaminación acústica en la ciudad.

Cada vez más poblaciones se esfuerzan por adaptarse a la cultura ciclista y fomentar este medio de transporte entre sus ciudadanos. Ámsterdam, Copenhague, Barcelona, Berlín o París son un buen ejemplo de esa tendencia. Entre las medidas introducidas, destacan la creación de una red de vías exclusivas para ciclistas, la instalación de señales de tráfico y zonas de aparcamiento específicas, la puesta en marcha de sistemas públicos de alquiler de bicicletas o las facilidades para combinar este vehículo con el transporte en tren o metro. En Trondheim (Noruega) incluso cuentan con el CycloCable, un ascensor que ayuda a los ciclistas a subir calles empinadas.

La tendencia de volver la ciudad más amigable a los ciclistas y menos dependiente de los automóviles ha cobrado tanta importancia que incluso se ha acuñado una palabra para definirla: Copenhagenize. Proviene del hecho de tomar a Copenhague, una de las ciudades más bike friendly, como modelo para lograr esa adaptación. El auge de la cultura ciclista también ha dado lugar al movimiento Cycle Chic, que defiende que el uso de la bicicleta no está reñido con ir a la moda, y a la creación del distintivo Bikefriendlypara alojamientos acondicionados para ciclistas.

La consultora Copenhagenize elaboró el año pasado un ranking de las ciudades más bike friendly del mundo. Los primeros puestos están dominados por ciudades del norte de Europa, como Ámsterdam y Utrecht en los Países Bajos, o Copenhague, en Dinamarca, aunque también encontramos localidades como Tokyo (Japón), Montreal (Canadá), Río de Janeiro (Brasil) o Budapest (Hungría). Y aunque parece que la adaptación urbana de la cultura ciclista sigue siendo una asignatura pendiente en España, dos ciudades aparecen en el ranking: Barcelona y, sobre todo, Sevilla, que tiene el honor de ocupar el cuatro puesto en la clasificación.

<< volver