Diciembre 2017 #47
Tendencias

BIM: la digitalización llega al sector de la construcción

BIM_2_837x436El sistema BIM propone una metodología de trabajo colaborativo que facilita la gestión integral de los proyectos mediante el uso de herramientas digitales que establecen un flujo de información entre los diferentes agentes que intervienen en cada una de las fases de construcción de un edificio.

Las nuevas tecnologías han incursionado en el sector de la construcción a través de instrumentos que garantizan un mayor control de los procesos y una mejor optimización de los recursos. En este contexto, metodologías como el BIM (Building Information Modeling) han dado un giro a la manera como se conciben y abordan los proyectos de edificación.

Cómo funciona
El sistema BIM se basa en plasmar en un entorno virtual los datos relativos a todo el ciclo de vida de un edificio. Es decir, a partir de una gran base de datos se genera una visualización de cada una de las fases y los plazos de desarrollo de un proyecto. De este modo los agentes que intervienen en las diferentes etapas -arquitectos, ingenieros, promotores, constructores, etc.- pueden disponer en tiempo real de toda la información relativa al proyecto, anticipándose a posibles incidencias. Pero el BIM no solo se emplea para detectar posibles errores en la edificación sino también para realizar previsiones de gastos y optimizar los recursos y materiales que se emplean en la construcción.

BIM_837x436

Qué beneficios aporta
En primer lugar, la metodología BIM favorece el trabajo sinérgico entre los diferentes agentes que intervienen en el proyecto y permite un control mucho más exhaustivo de los procesos. La actualización automática de los datos aporta información detallada de cualquier afectación. Por ejemplo, si un elemento se modifica en una planta, automáticamente se replica en el resto de secciones, alzados y vistas 3D creando así un escenario informativo mucho más preciso y relevante para todos los gestores.

Esta plataforma de información en tiempo real también supone un mayor ahorro de tiempo y de costes ya que permite compartir datos relativos a los procesos de ejecución y mantenimiento, previendo posibles errores y evaluando mejor las medidas en base a unos objetivos globales y compartidos.

Por otro lado, la coordinación entre arquitectura e instalaciones es muy fluida en el caso del BIM y agiliza la toma de decisiones en la fase de obra. Las secuencias animadas con modelos digitales antes de empezar a construir permiten acotar mejor las intervenciones que hay que realizar a pie de obra.

Por último, esta manera de afrontar los proyectos en base a criterios de orden, transparencia y rigurosidad ayuda a la consecución de edificios de mayor calidad y mucho más eficientes.

BIM en España
La arquitectura BIM aún no es obligatoria en España, pero en febrero de 2014 el Parlamento Europeo emitió la Directiva 2014/24/UE donde instaba a los países miembros de la Unión a implementarla en los proyectos de licitación pública. Por ello, el Ministerio de Fomento creó en 2015 una Comisión para impulsar el uso del BIM en el sector de la construcción y para licitaciones de obras públicas a partir de diciembre 2018.

Noticias relacionadas

Seis tecnologías que cambiarán el sector inmobiliario

Cómo las nuevas tecnologías están cambiando el sector inmobiliario

Solvia, pionera en el uso de la realidad aumentada para mostrar sus edificios

La impresión 3D y su futuro en la arquitectura

<< volver