AGOSTO 2017 #43
Decoración

Alternativas para dar una nueva vida a tu sofá

sofas_1
sofas_2
sofas_3

El sofá es uno de los muebles de nuestro hogar que más desgaste sufre en el día a día. Antes de adquirir uno nuevo, debemos contemplar la posibilidad de renovarlo y alargar su vida útil.

Si la estructura del sofá se conserva en buen estado, simplemente haciendo algunos cambios en su tapicería lucirá como nuevo. No obstante, antes de realizar cualquier cambio, ten presente una serie de factores.

Los materiales. En primer lugar, la selección del tipo de material es una decisión muy importante ya que su mantenimiento posterior será diferente:

  • La piel es uno de los materiales más demandados ya que aporta calidez y comodidad, además de adaptarse al cuerpo. Puede ser natural o sintética, es un material transpirable, muy flexible y, además, muy fácil de limpiar.
  • Los tejidos naturales y sintéticos son también muy cómodos y fáciles de conservar. Las fibras sintéticas más utilizadas son el acrílico, la lycra y el poliéster. Se arrugan muy poco, son muy resistentes y para lavarlas solo necesitan agua tibia y ser planchadas al vapor.
     
    Por otra parte, entre los tejidos naturales podemos usar la lana, que aunque puede encoger si se lava a demasiada temperatura, es un excelente aislante térmico. El lino tiene un tacto muy agradable pero debe lavarse a mano. Puedes decantarte por la seda, también agradable aunque delicada. Y, por último, el algodón es un material resistente, que no se apelmaza pero sí que tiende a arrugarse con facilidad.

El color. Una vez seleccionado el tejido, el siguiente paso es decidir el color. Los tonos claros, como el beige y el blanco, son los más recomendados, ya que pueden combinarse fácilmente con otras tonalidades y colores. No obstante, si te gustan los tonos oscuros, como el negro y el marrón, son una apuesta segura para dar un aire más sofisticado a cualquier estancia. Finalmente, en función del estilo decorativo de la habitación y aunque son más difíciles de combinar, puedes atreverte con tonos más fuertes, como por ejemplo el púrpura y el rojo.

Elegidos el color y el material, solo nos queda decidir cómo vamos a darle una nueva vida al sofá. A continuación te mostramos diferentes alternativas para renovarlo:

  1. Tapizar. Aunque quizás es la alternativa menos económica, es la mejor opción si el sofá es duradero, sólido y de un estilo o forma que quieres conservar por mucho tiempo. El coste dependerá del tipo de material que utilices.
  2. Renovar las fundas. Si tapizar no te convence, cambiar las fundas es una manera sencilla y más económica de renovar el sofá. Procura elegir tejidos que sean resistentes y lavables, de este modo lograrás que la funda dure mucho más tiempo.
  3. Cubrirlo. Si el material del sofá en cuestión está desgastado, pero no tanto como para cambiarlo por completo o usar fundas, puedes utilizar mantas, plaids o foulards; a la vez que lo protegerán de manchas diversas, también disimularán los primeros síntomas de desgaste del sofá.

<< volver